LAS LÁGRIMAS TIENEN PRISA


Había olvidado cuanto pesa la tristeza, pero hay que evitar que las lágrimas te inunden. Todo empieza por los párpados, si ellos se mantienen secos es buena señal, pero no hay que confiarse, por el contrario debemos cerrarles el camino e impedir que el llanto caiga y nos surque las mejillas de ríos serpenteantes que terminan en cascadas, lagunas, mares de tristezas desbordadas. Nunca verse los pies, pués el abajo siempre es inquietante y nos confunden sus marrones recuerdos que el tiempo después de tanto nos ayuda a enterrar, siempre buscar el arriba donde haya luz, donde nos cieguen los blanzules y sin ninguna discreción respirarlos a fondo, con fervor, llenarse el cuerpo de brisa, abrir las branquias hasta que la piel se nos haga escamas

MORIRÉ CON ALAS


Contradiciendo todos los negros que desde la noche anterior se me habían instalado en el corazón amaneció clarísimo, como si me hubiera levantado en el país del nunca jamás. Un aire cristal iba y venía alborotándolo todo, despertando sonantes iridiscencias hasta donde la mirada alcanza. Me perturbó la poca importancia que el alrededor le daba a mi dolor, por un momento pensé que el día, por respeto a mi tristeza, iba amanecer en blanco y negro, los pájaros solo trinarían silencios y los colores sabrían quedarse mudos, pero no sucedió todo lo contrario y en la medida en que la mañana festejaba su alegría yo me iba oscureciendo más, cuando de pronto cayó del cielo un ramo de plumas blancas y negras, justo lo que necesitaba para ponerle punto final a mis espinas, me acerqué con cautela hasta que logré entender lo que era: un pichón de zamuro, un magnífico maestro con quien desplegar mis alas y aprender a volar.

 
Marzo 2008 | Diseñado por anita